cartuchos de tinta ¿Qué son?

¿Qué es un cartucho de tinta?

Al hacer una impresión, se asume que todo el peso de su calidad recae sobre la impresora y aunque es cierto que son responsables de producir el resultado final, una parte fundamental para tener una buena impresión son los cartuchos empleados.

Los cartuchos de tinta, también conocidos como consumibles, tienen un tiempo de vida limitado el cual puede depender de muchos factores, como la cantidad de impresiones que se hagan con ellos, la calidad de la tinta que tengan, o los cambios que le puedan ocurrir por factores internos.

Aunque quizá sabes lo que es un cartucho de tinta, puede que no sepas a ciencia cierta cómo funcionan; no obstante, es importante saber esto para entender los problemas que puedan presentar, así como para escoger los que mejor se adapten al nivel de impresión que necesites y evitar aquellos que no serán beneficiosos para tu uso.

Si quieres conocer más sobre los cartuchos de tinta, sus partes, cómo funcionan, entre otras cosas interesantes, te invito a seguir leyendo. Te cuento todo lo que necesitas saber, incluyendo un listado de los cuidados más importantes para alargar su vida útil y que puedas aprovecharlos al máximo.

¿Qué es un cartucho de tinta y cómo funciona?

cartuchos de tinta colorpremium

Un cartucho de tinta es un elemento clave para las impresiones, pues son los componentes que se encargan de almacenar la tinta para protegerla de los factores externos.

Los cartuchos tienen una o varias divisiones en su interior en las cuales se divide la tinta, dependiendo si son cartuchos unicolores o tricolores. En estos compartimientos tienen una esponja, la cual absorbe la tinta para ayudar a administrarla, a la vez que evita que se produzcan botes o filtraciones (de no contar con estas esponjas, la tinta líquida no tendría obstáculos que le impidieran salpicar y filtrarse a todo el cartucho).

Cada fabricante de impresoras tiene la libertad de diseñar sus propios cartuchos de tinta y con esto, la disposición de sus partes internas; esto diversifica el mercado de cartuchos para las impresoras. Sin embargo, algo que se mantiene igual en todos los cartuchos, es su funcionamiento.

Funcionamiento de los cartuchos de tinta

Al instalar los cartuchos de tinta en la impresora, esta comienza a identificarlos por medio de la placa de contactos electrónicos; estos son los que informan de los niveles de tinta y los que reciben la información para el manejo de los colores y la cantidad de tinta que haya que liberar para cada impresión.

Cuando la impresora comienza a trabajar, la plataforma de los cartuchos empieza a deslizarse en la barra que la sostiene. El cabezal de impresión de los cartuchos entra en contacto con la hoja de papel por un tiempo muy limitado; esto es lo que ayuda a que los cartuchos liberen la cantidad exacta de tinta y no se excedan sobrecargando el papel. La impresora realiza este proceso repetidas veces para que el resultado final sea fiel al archivo en el ordenador.

Para que los cartuchos liberen la tinta, es necesario que ocurran dos procesos esenciales:

  • La producción de calor: El calor es el que ayuda a suavizar la tinta. La tinta de impresión tiene un nivel de viscosidad predeterminado en condiciones neutrales y el calor afecta a esta viscosidad, haciendo que la tinta se torne más líquida o diluida sin perder su saturación.
  • La vibración leve de los cartuchos: las vibraciones son las que mantienen el flujo de tinta andando mientras se está realizando la impresión.

Cartuchos individuales vs. Cartuchos tricolores

El manejo de la tinta es uno de los elementos más importantes en los cartuchos, ya que, si estas se mezclan dentro de los consumibles, la combinación puede alterar los colores o tonalidades con la que deseas imprimir.

Dependiendo de la impresora y del fabricante, los cartuchos pueden ser individuales o tricolores.

Los cartuchos tricolores tienen tres compartimentos internos en los que se encuentran las tintas en los siguientes tonos: magenta, cian y amarillo. El tono magenta se utiliza en lugar de rojo porque es más fácil de combinar para crear una gama de colores más viva. El cian se emplea porque, al tocar el papel, la tinta se oscurece para dar lugar a los tonos azules.

Los cartuchos individuales tienen un solo color de tinta. La tinta negra suele venir en cartuchos individuales por dos razones:

  • es la que más se utiliza
  • si se llega a tener un cartucho multicolor con tinta negra, es probable que el resto de las tintas se mezcle y se oscurezcan sus tonos, lo que afectaría la calidad de las impresiones.

Hoy en día, las impresoras de inyección de tinta más modernas utilizan 4 cartuchos individuales, uno para cada color. Esto permite una mejor administración del color, favoreciendo las impresiones con colores más fieles a los que son vistos en la pantalla, porque las tintas solo se mezclan antes de tocar el papel.

Ambos tipos de cartuchos hacen bien su trabajo. Sin embargo, según el uso que le vayas a dar a tu impresora, los cartuchos individuales pueden ser más beneficiosos, en especial si te desenvuelves en el área gráfica, de diseño, o si imprimes muchas cosas a color, las impresoras de cartuchos individuales son las indicadas para ti.

Y si las impresiones a colores son algo más casual según tus necesidades, entonces las impresoras que usan cartuchos negros y cartuchos tricolores son las que recomiendo.

Tipos de cartuchos de tinta

En el mercado de los cartuchos de tinta puedes encontrar tres tipos, los cuales se diferencian por su origen.

Están los cartuchos originales, los cartuchos compatibles y los cartuchos remanufacturados.

Cartuchos originales

Los cartuchos originales son los fabricados por la misma marca de las impresoras; estos son los cartuchos más recomendados, pues no presentan problemas de compatibilidad y la calidad de las impresiones siempre es alta.

Estos cuentan con certificados y vienen con garantía; los fabricantes se comprometen a reponerlos en caso de que estén deteriorados o fallen. La información de niveles de tinta que muestran es bastante confiable y son seguros para la impresora, pues la tinta tiene la composición ideal con la que la impresora fue diseñada para funcionar.

El problema que tienen estos cartuchos es su precio, que puede ser elevado. Tener que hacer recambios cada dos meses representa un gasto significativo que muchas personas no están dispuestas a pagar, por lo que recurren a alternativas que sean compatibles.

Cartuchos compatibles

Siendo una opción un poco más económica, los cartuchos compatibles son fabricados por terceros; marcas genéricas que diseñan los cartuchos de tinta para que funcionen con ciertas impresoras. Son de las opciones más accesibles y hacen bien su trabajo.

Es probable que con estos cartuchos la calidad de las impresiones disminuya un poco, que los colores no se mezclen de manera correcta arrojando tonalidades diferentes de las que ves en la pantalla del ordenador.

Adicionalmente, de no emplear cartuchos compatibles de marcas recomendadas, corres el riego de que presenten filtraciones de tinta, obstrucción de los cabezales por tinta reseca, fallas de lectura de los cartuchos o inconvenientes con la compatibilidad.

Cartuchos remanufacturados

En algún momento de su vida útil, los cartuchos remanufacturados fueron cartuchos originales a los que se les ha dado un nuevo propósito.

Cuando un cartucho ya no es útil, los fabricantes originales pueden usar los mismos componentes, cambiar las esponjas de tinta y rellenarlos para configurarlos con un nuevo chip de contacto con el fin de que sean reconocidos por las impresoras.

En general, estos cartuchos no presentan mayores inconvenientes. Su precio es similar al de los cartuchos compatibles, por lo que es una alternativa para evitar los gastos que representan los cartuchos originales.

Partes de un cartucho de tinta

Independientemente de cuál sea la marca de la impresora, todos los cartuchos de tinta tienen las mismas partes: el componente principal, los compartimentos de tinta, las esponjas de tinta, el cabezal de impresión o inyector de tinta, el chip o placa de contacto electrónico y la tapa con la boquilla de introducción.

Componente del cartucho

Al hablar del componente del cartucho se hace referencia al cuerpo del cartucho, es la pieza principal, en la que están los compartimentos y en la que se encaja la tapa. El componente del cartucho es la principal pieza que cambia de modelo a modelo, pues cada componente se hace a medida de una impresora específica.

En la actualidad, la mayoría de los componentes están hechos de plástico reciclado por los mismos fabricantes, lo cual es un paso positivo para el cuidado del medio ambiente.

Compartimentos de tinta

Los compartimentos son los depósitos en los que irán las esponjas, para luego ser sellados y poder asegurar la integridad de la tinta una vez esté en su interior. Estos compartimentos suelen ser revestidos por dentro con una capa de aluminio para mantener un ambiente hermético en el que el buen estado de las tintas se preserve.

Esponjas de tinta

Las esponjas de tinta son del tamaño entero de los compartimentos. Estas absorben la tinta para evitar goteos, despilfarros y similares. Asimismo, permiten que la impresora haga un mejor uso y administración de la tinta, pues se controla la cantidad que se libera.

Cabezal de impresión o inyector de tinta

El cabezal de impresión o el inyector de tinta es el punto de contacto entre los cartuchos y las hojas de papel. El cabezal de impresión es la salida de tinta del cartucho y el que inyecta la tinta en las hojas para mezclar los colores según las indicaciones de la máquina.

Los cabezales de tinta se suelen tapar con frecuencia si no se cuidan bien, si no se limpian continuamente o si pasa mucho tiempo desde la última vez que fueron utilizados.

Chip o placa de contactos electrónicos

El chip de los cartuchos de tinta es fundamental para su funcionamiento. Este chip o placa de contacto es el que se encarga de comunicar al cartucho las indicaciones de la impresora; es decir, es el que interpreta los comandos que son enviados desde el ordenador o desde el dispositivo móvil para hacer las impresiones.

A su vez, actúa como medio de información para mostrar los niveles de tinta que tienen los cartuchos, además de ordenar la cantidad de tinta que se debe liberar y de recibir toda la información de posibles inconvenientes al momento de imprimir.

Tapa

La tapa tiene pequeños agujeros que son protegidos internamente por una goma; por estos agujeros se inyectan las tintas una vez que se cierra el cartucho y luego, se les coloca la etiqueta de producción para que no estén expuestos.

La tapa asegura que todo se mantenga en su lugar y que el cartucho pueda moverse sin riesgos mayores.

¿Cómo cuidar un cartucho de tinta? ¿Cómo extender su vida útil?

Ahora que conoces todo lo necesario respecto a los cartuchos de tinta, desde sus partes y sus tipos, es necesario que conozcas las mejores maneras de cuidarlos.

Los cartuchos de tinta son conocidos por ser delicados de manejar y es cierto, pues un mal movimiento puede generar un derrame o una combinación de tintas en el interior, y mantener los cartuchos en un ambiente no adecuado, puede hacer que se sequen incluso antes de ser utilizados o que la tinta se evapore por altas temperaturas.

Así que, para evitar estos inconvenientes, te dejo un corto listado de consideraciones que pueden extender la vida útil de tu cartucho de tinta.

  1. Mantén tu impresora en uso. No utilizar los cartuchos puede hacer que, con el paso del tiempo, la tinta se vuelva gelatinosa y se seque en la esponja; en este punto es complicado hacer que regrese a su estado líquido.
  2. Evita movimientos repentinos o bruscos. Los movimientos bruscos son la principal causa para los goteos de tinta, pues el movimiento crea salpicaduras que disminuyen la seguridad de los cabezales de impresión.
  3. Limpia los puertos de conexión y los cabezales de impresión. El polvo puede llegar a ser muy fino, por lo que sus partículas pueden entrar fácilmente a las impresoras y adherirse a los puntos de conexión con el chip de contacto eléctrico, así como de los cabezales de inyección de tinta.
  4. Imprime a color al menos una vez a la semana. Hacer impresiones sencillas a color, al menos una vez a la semana, mantiene el buen estado de la tinta con su viscosidad ideal. Puedes hacer un archivo de impresión en el que los 4 colores de la tinta sean utilizados, como simples líneas verticales de un tamaño pequeño en negro, cian, magenta y amarillo.

Estos 4 consejos pueden alargar el tiempo de vida de tus cartuchos de tinta en uso en tu impresora para que puedas sacarle el mayor provecho posible. Si se te ha hecho poco y quieres profundizar en el tema tenemos un artículo dedicado a cuidar los cartuchos.